lunes, 20 de febrero de 2012

Revisión de la Película Batman Begins: El Neo Conservador



“Verás, yo soy un hombre de gustos simples. Disfruto de la Dinamita, Pólvora, y ¡ Gasolina!
-¿Pero qué?
-A tatatata. ¿Sabes lo que tienen en común? Son baratas.”
Cuando se estrenó la película Batman Begins en el 2005, fui a verla obviamente. He sido un Nerd Horrible y un gran fanático de Batman por la mayor parte de mi vida, pero no me gustó la película.

Christian Bale es un gran actor ciertamente, pero me pareció al momento que él no entendía el personaje que estaba interpretando. Yo sé que cada actor interpreta las cosas a su manera, pero Batman tiene algunas cosas que lo hacen ser Batman y desde mi punto de vista Bale falló.
Mi entendimiento del personaje “Batman” es que él no pierde la calma, por eso no me gustó la película.

Cuando The Dark Knight se estrenó en teatros en el 2008, también noté eso. Porque como dije antes soy un gran Nerd y también soy un enorme fanático de Batman y tampoco me gustó esa película; de hecho la odié. Pero la odié por razones más profundas que el hecho de que Christian Bale hiciera mal el personaje principal y no me malentiendan Christopher Nolan realmente hizo una película realmente genial, es más allá que brillante, pero cuando salí aún así no me gustó.

Les voy a decir porque no me gustó y también les voy a decir porque es una de las películas más interesantes de la última década.

Si no la has visto te voy a arruinar el final, porque voy a revelar muchos de los elementos de la trama.

¿Sigues aquí? De acuerdo.

En The Dark Knight, el Guasón, interpretado por Heath Ledger, exitosamente lleva a Batman y al comisionado Gordon y a los ciudadanos de ciudad Gótica a un punto en el cual se comprometen ellos mismos. Ellos son incapaces de detener al Guasón sin comprometer sus principios. El argumento del Guasón es que la gente solo tiene la ética que se pueden costear y cuando encuentran que esa ética es demasiado cara, la descartan.

Para poder detener al Guasón, Batman, un hombre ético, compromete sus principios al espiar a todos los ciudadanos de ciudad Gótica y esto es llevado a la audiencia como un punto de destrucción del personaje por Morgan Freeman como el personaje de Lucius Fox, quien representa la conciencia de Batman.

Espiar los teléfonos de la gente sin autorización, la ofensa cometida por nuestro héroe, no es coincidentemente lo mismo que se le hizo al público americano; así es como el vigilante enmascarado y el comisionado de policía comprometen sus principios para detener al Guasón y para encubrir que el fallecido fiscal de distrito Harvey Dent se ha convertido en un asesino y es por esto que yo odié The Dark Knight, la película. Esto es Batman El Neo Conservador.

Al final de la película se llega a un acuerdo para hacer una conspiración, entre el comisionado y Batman, para venderle al público una narrativa falsa; que los pilares de la comunidad son en verdad, la verdad y la justicia y bla, bla, bla, cuando es evidente para la audiencia que el Guasón ha vencido. El vigilante enmascarado y el comisionado, para cumplir con sus objetivos han comprometido sus principios, Batman al espiar los teléfonos públicos y el comisionado al colaborar con Batman.

Gary Oldman interpreta a un policía, tú sabes, alguien cuyo trabajo es hacer que se respeten las leyes. Y esta no es la versión infantil de la ciudad Gótica de Tim Burton, es tan brutalmente realista como cualquier película otra de superhéroes, y para un comisionado de policía recientemente promovido, colaborar con un vigilante clandestino con máscara y capa es algo cuestionable.

Neo conservadorismo es la doctrina operativa de ambos partidos en los Estados Unidos, el partido Republicano y el partido Demócrata. Leí sobre la ideología del neo conservadorismo en el 2007 y voy a incluir el link a eso.

La versión corta es que hay dos grupos de personas:
El primero es el grupo de personas que puede enfrentarse a la realidad, pero no que no les afecta cosas como la ética o moralidad.
Un segundo grupo, el cual se cree en la doctrina neo conservadora que son incapaces de enfrentarse a la realidad, para los cuales hay que crear una mitología más simple, normalmente el primer grupo crea esa mitología, la élite, quienes gobiernan a través de una narrativa artificial y engañosa.

Para cualquier con algún interés en la realidad política, esto puede parecer temiblemente familiar.

A mí no me gusta ver a Batman como alguien que propone esta ideología. Sin embargo la historia de Christopher Nolan tiene otros capítulos más y Batman puede llegar a convertirse en lo que yo recordaba cómo alguien con las cualidades que forjaban su carácter.

Sin embargo, ya te expliqué porque odié The Dark Knight, ahora te voy a explicar porqué amé esa película.

Bruce Wayne no es el protagonista de esta historia, Batman no es el héroe; El Guasón, interpretado por Heath Ledger, es quien nos dice la verdad y él es el personaje heroico de esta historia.

Hay dos escenas interesantes en The Dark Knight, esta es la primera:

Mientras Bruce en su disfraz de Batman hace su mejor esfuerzo por aterrorizar y golpear al Guasón para que revele la ubicación de los dos amigos de Bruce, Harvey Dent y Rachel Dawes. Aquí tenemos a Batman en su punto más débil e impotente, es una de las razones por las cuales inicialmente yo odié esta película. Este Batman ni siquiera puede controlar sus propias emociones, está lleno de una ira impotente y por más que lo intenta, todo lo que termina haciendo es lo que el Guasón ha planeado que él haga. El Guasón le dice que cualquier regla que tenga, esa es la regla que va a tener que romper y para el final de la película lo vemos ocurrir.

“¡Mira como  actúas!”

¿De qué sirve toda esa fuerza de voluntad, dinero, tecnología y músculo si tu sentido del bien y el mal desaparece ante la primera señal de problemas? Interesantemente no es nuestro campeón en Kevlar negro y capa quien al final demuestra un sentido ético; sino que es lo más bajo de lo bajo, un prisionero, quien a pesar que asumimos que es un asesino, se rehúsa a asesinar a un bote lleno de ciudadanos aterrorizados, quienes ya habían argumentado por su derecho a matar a un bote lleno de prisioneros.

Batman, el campeón de ciudad Gótica, ha comprometido sus principios y es él quien falla en redimirse en esta película, su acuerdo en convertirse en el villano en una narrativa fabricada, una mentira, para proteger la ilusión del bien y del mal no es un acto heroico, es cobardía; sacrificar lo que es el bien, para mantener el Status Quo.

Espero el tercer capítulo de la historia de Nolan, con pronunciado interés.

La otra escena interesante sucede después de que se ha asesinado a Rachel Dawes. Y Harvey Dent, el pilar prístino de la sociedad Gótica ha sido transformado en algo discutiblemente más honesto, una criatura doblegada por el dolor y la ira y convertido en una criatura de venganza sin remordimientos.

En el hospital general de Ciudad Gótica, el Guasón nos dice la verdad otra vez. Cuando las cosas van de acuerdo al plan a nadie le importa, aunque el plan sea horrible, el Guasón de Ledger le explica al quemado y transformado Harvey Dent el acuerdo tácito que todos entienden que al designar a ciertos seres humanos como soldados o mafiosos se los considera aceptablemente desechables, todos estamos de acuerdo que ciertos seres humanos son por su naturaleza desechables; sin embargo si un bus lleno de gente no desechable muere o un alcalde, un humano alfa, bien:

“todos pierden el control”


 El Guasón es, en esta versión de Batman, una criatura nueva, es el enemigo, pero es el único que constantemente dice la verdad.

Al final, cuando nuestro vigilante enmascarado está de acuerdo con mantener un mito, colaborando en un gran engaño al público, ¿se supone que debemos de ver esto como un acto heroico? ¿Se supone que debemos pensar que estamos siendo servidos de mejor manera al ser alimentados con una mentira simplista en lugar de recibir la compleja realidad?

“¿Cómo lo atrapaste?
 Quemamos el bosque”

http://www.avoiceformen.com/feminism/government-tyranny/leo-strauss-and-neo-conservatism/

No hay comentarios:

Publicar un comentario