lunes, 20 de agosto de 2012

Los Derechos de los Hombres no Son Derechos Humanos


Por johntheother

Como alguna gente ya sabe, en Vancouver, Columbia Británica a principios de este año se formó el grupo activista local Vancouver ADH. Estoy feliz en reportar que nuestras reuniones ADH semanales con desayuno es una de las cosas que más me gustan cada fin de semana. Sin embargo, otra actividad regular de este grupo es poner posters en varios vecindarios en la ciudad de Vancouver.

Por supuesto, los posters desafiando el supuesto público en forma fuertemente feminista, hippy, tradicional del Nuevo partido Demócrata (NPD), amigable y con tacto. Y en semejante clima, una de las presunciones más profundas, metidas en la conciencia pública por más de 5 décadas de activismo feminista en la que los hombres, los miembros masculinos de la humanidad, son violentos, depredadores sexuales, animales motivados por la lujuria, ni siquiera parecen seres humanos, tan sólo violadores potenciales.

El concepto público depende, por supuesto, en ignorar el hecho de que las violaciones se cometen por mujeres así mismo como por hombres, en casi igual cantidad [1][2], así como ignorar el hecho de que sólo una pequeña parte de la población comete semejantes crímenes. Sin embargo, viviendo en una cultura de casi continua culpa asumida como miembro del género designado de violadores se ve cada vez más falsa. La primera serie de posters fue simplemente, un rechazo claro del clima cultivado de odio y miedo a los hombres, encapsulado en el estándar feminista de: “La cultura de violaciones”. Sería más preciso llamarla “una cultura de odio”, y no soy el único ser humano que ya se ha cansado de esto.


No es sorprendente, que estas cosas no duraron mucho tiempo después de que los pusimos. Fueron arrancados casi con la misma velocidad que los subimos. De hecho, fueron puestos con la completa expectativa de que los arranquen. El clima actual de acusación permanente, miedo, odio y censura pública en contra de los hombres y niños el cual ha pasado a ser normal sin mayor resistencia, ahora si tiene oposición. Elegimos un distrito de compras reconocido por su poderoso sabor a feminismo para estos posters. Para ser justos a los seres humanos atrapados en el pensamiento ideológico, la mayoría de las feministas no creen que su ideología es una de odio, o violencia. De hecho, unas pocas incluso reconocen que es una ideología; un punto de vista que empieza desde una “declaración de verdad” y seleccionando evidencia que se conforme a esa verdad.

Sin embargo la mayoría de los dueños de esclavos en el sur de los Estados Unidos hace 200 años no creían que ellos eran racistas. Ellos simplemente “sabían” que había que poner en su lugar a los negros. Después de repetidos rechazos de “la cultura de todos los hombres son violadores”, empezamos a usar posters para provocar pensamientos, al menos entre aquellos capaces de pensar. Las Naciones Unidas mantienen desde hace bastante tiempo una campaña anti violencia, usando una icónica mano azul, junto con las palabras “Detengan la Violencia Contra las Mujeres”. Ciertamente esta es una meta admirable, nadie debería ser sujeto a violencia. Sin embargo, incluso, incluso cuando tiene alguna similitud con las estadísticas de victimización criminal, o estadísticas casuales en guerras alrededor del mundo revela que los hombres son las víctimas predominante de violencia alrededor del mundo. ¿Por qué las campañas anti-violencia persieten en usar la clausula limitante: “en contra de las mujeres”?

Existe una máxima en pensamiento filosófico occidental y en las leyes occidentales que dice: la expresión mencionada de una cosa, implícitamente excluye a todas las otras.

Con frecuencia se expresa en latín. Expressio unius est exclusio alterius.

Para entender el significado de esta máxima, es importante recordar que campañas internacionales como la de las Naciones Unidas en anti-violencia contra las mujeres (no simplemente anti violencia) y la campaña internacional del lazo blanco “trabajando para terminar con la violencia contra las mujeres” (no simplemente para terminar la violencia contra las PERSONAS) son dirigidas por personas educadas e inteligentes quienes están completamente consientes de que los hombres son la mayoría de las víctimas de violencia en el mundo entero, y quienes están consientes de estos principios filosóficos simples como el expresado en que la mención de una cosa, implícitamente excluye a todas las otras. La declaración limitante, usada en “detener la violencia contra las mujeres” no es un accidente.

Así que pusimos posters con sabor feminista en un barrio comercial en Vancouver con un poster que hacía que esta omisión sea explícita.

Detengan la violencia contra las mujeres. Pero no detengan la violencia contra los hombres.

Y cuando cientos de copias de este poster fueron arrancados dentro de unas cuantas horas de ser puestos, yo estaba impactado. ¡Totalmente impactado les digo!

Era casi como si las feministas de la comunidad ocal creían que la violencia en contra de los hombres no debería ser detenida, o siquiera enfrentada como un problema, o ni siquiera hablar sobre esto. En una discusión previa al hecho de que los hombres son la mayoría de las víctimas de violencia había oído de una política de no enfrentar la constante violencia de los que se defienden ante acusaciones de que “los hombres son los que hacen toda la violencia, entonces que mala suerte para las víctimas.”

Aparte del hecho de que eso es falso, la justificación para ignorar la mascare inflingida en seres humanos quienes son la mayoría de los brutalizados y asesinados es trascendentemente depravada y amoral.

Los americanos quienes son víctimas de violencia casi siempre son victimizados por otros americanos, así que a la mierda con ellos ¿Cierto? Es la misma lógica. Es depravada, y cualquiera quien usa semejante racionalización para su propia falta de empatía humana debería de avergonzarse de sí mismos.

Sin embargo, los posters de Detener la Violencia En Contra de Los Hombres fueron arrancados tan rápido como fueron puestos. Interesantemente, esto no indica desacuerdo con el mensaje de los posters. El distrito de compras en el cual se pusieron los posters y luego se arrancaron está literalmente repleto de posters que anuncian eventos de música independiente, desfiles de gays y de lesbianas, bandas punk, shows de burlesque, prohibición de drogas, desobediencia civil, exhibiciones de lucha, oposición a la gentrificación urbana y una larga lista de causas contrarias y en competencia. Todos estos posters, a pesar que regularmente se publican uno encima de otro, no son arrancados en oposición.

El arrancar posters que argumentan por los derechos humanos de hombres está motivado por algo más allá que el desacuerdo. Es el mismo impulso que motica a cualquier poder que busca silenciar o censurar un punto de vista diferente. El miedo. El miedo de tener que defender lo que ya se entiende que es una ideología en bancarrota, insostenible, inconsistente e antiética. Que los hombres no deben de ser reconocidos como humanos, no se les debe permitir una voz o no se les puede permitir derechos humanos básicos.

Seguramente esta es una declaración excesiva y probablemente yo estoy exagerando o simplemente estoy confundido.

A continuación de los arranques repetidos de los posters (motivados por el miedo) los cuales fueron provocativos a propósito, los miembros de Vancouver ADH electos para usar puntos simples y establecidos de datos no controversiales en otras puestas de posters. Uno de estos posters reproducen un gráfico de estadísticas de Canadá mostrando las tasas de victimización de violencia en cada provincia canadiense, e indicando las pequeñas diferencias sexuales en cada provincia, pero claramente mostrando varias provincias, incluyendo está en la cual los hombres son la mayoría de las víctimas. Se debe uno preguntar el porqué en cara de semejante paridad sexual, no existen refugios para hombres o servicios proveídos por parte de los gobiernos que dan fondos para numerosos refugios para mujeres y otros servicios.

97 percent [PDF]

Otro poster agregó un número de estadísticas establecidas y no controversiales. La tasa de suicidio masculino en comparación con el suicidio femenino. Las tasas de muertes laborales de hombres, etc. Una colección de hechos que destruyen la mentira de que existe un patriarcado que favorece a los hombres como organización principal de la sociedad occidental. El patriarcado existe, ciertamente, pero la definición populista feminista de este y de cómo funciona es basura. Una exploración más detallada ha sido provehía por artículos de Typhonblue, Girlwriteswhat y mi persona.

Sin embargo, al igual que los posters anteriores, estos eran relativamente no controversiales fueron arrancados con la misma velocidad que antes. Y en cada ocasión el miedo está motivando a las ideólogas en sus esfuerzos por silenciar a que los hombres declaren cada vez más su propia humanidad obvia, incluso para las personas que caminan por este barrio. A pesar de que en realidad utilizamos pegamento en estos posters, con frecuencia en los fines de semana, en el momento de mayor tráfico en un distrito comercial, el comentario más común de parte de mujeres jóvenes quienes leen nuestros posters mientras los poníamos era la simple observación: “¿Derechos de los hombres? ¡Ya era hora!”. Esto por parte de mujeres, pero obviamente, no todas las mujeres son así, ya que los esfuerzos por silenciar y censurar continuaron. Y para aquellos que se encuentren arrancando los posters que piden derechos humanos para los hombres, entiendan, esa no es una acción, es una reacción y está motivada por el miedo.

Los hombres declaran su propia humanidad, que aterrorizante debe de ser.

Como experimento, desarrollamos un poster haciendo nuestro punto usando un lenguaje el cual requeriría una decisión distintiva ante cualquiera que lo arranque.

Los Derechos de los hombres son derechos humanos

Esta es una declaración simple, basada en el hecho de que los hombres son seres humanos. Por supuesto, este declaración simple es la declaración del poster. También incluyó varias preguntas, y proveía respuestas a aquellas preguntas:

¿Té no le tienes miedo a los afro americanos cierto?

Por supuesto que no, porque eres un ser humano decente.

La pregunta se repetía, haciendo referencia a Judías, Gays y Lesbianas, mujeres y finalmente a hombres.

¿Tú no le tienes miedo a los hombres cierto?

¿Cierto?

Por supuesto, este poster fue diseñado con un fondo oscuro, una garantía de matar toners para cualquier fotocopiadora. También creamos una versión en color reverso del poster, para usarlo cuando se nos acabasen las versiones a colores y sintiésemos la urgencia por poner posters en un vecindario y cuando las fotocopiadoras estén cerradas.

Y también estaban las versiones con fondo blanco – pegadas a una construcción de plywood, las cuales fueron arrancados en la retorica más reveladora de oposición. Fue tan reveladora, lagunas criticas deshonestas incluso podrían declarar que las arrancamos nosotros mismos.

Un poster decía, “Los Derechos de Los Hombres son Derechos Humanos,” alguien pintó con spray una sola palabra.
Los Derechos de Los Hombres son Derechos Humanos; ERROR.

A continuación todas las imágenes.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada