domingo, 15 de abril de 2012

Un Mensaje de Dan Moore (Factory)



Por Dan Moore

Hace dos semanas, tomé la decisión de terminar mi vida.

He vivido con una depresión muy severa, con diferentes niveles de éxito, por 27 años. Como es común a aquellos con depresión, no reconocí las señales al principio, y los hombres presentamos la depresión en forma diferente que las mujeres. Extrañamente, los hombres tendemos a presentarla como ira, cuando en realidad estamos deprimidos.

Por supuesto, todo esto es una historia vieja para mí y no tiene relación con los eventos recientes. Ya que esto no ha comenzado otra vez, podría decirles todo lo que me sucedió de modo que sirva para ayudar a otros entender que no están solos.

A parte del abuso y la mierda normal del movimiento por los derechos de los hombres, he cargado problemas en mi vida. Y es relevante, por eso lo menciono.

He pasado por relaciones abusivas, perdí mis hijos a la pobreza, perdí una casa y un auto nuevo, me han sido infiel, me usaron y me han tratado mal. Así como a todos los demás, también he estado terriblemente desempleado.

Todo bastante regular, en serio. Pero agreguen la depresión y tendrán un problema muy serio. Y mientras estaba en el hospital, casi todos estaban ahí por depresión. Una vez más, yo no soy un caso especial. En una forma regular, planeé mi propia ejecución.

Después que terminé mi trabajo, iba a tomar la casa (una casita de cómo 4 pulgadas de circunferencia) que había comprado, conducir hasta un punto recluido (no difícil de encontrar en SK) y bañarme en gasolina. Envié un email para aquellos que necesitaban saber que me estaba pasando, pensando que iba a ser demasiado tarde para que me detengan. Paul probó que me equivoque en eso, por cierto. Extrañamente, me enojó saber que no podía terminar mi suicidio apropiadamente mientras me sentaba en el asiento trasero de la patrulla policial.

Recientemente me he vuelto asqueado y desconfiado de la policía… pero en este caso ellos hicieron lo correcto. Ellos me “arrestaron” y me llevaron al hospital, donde iba a pasar la siguiente semana. Y eso fue lo correcto, y agradezco a Paul por hacerlo. Eso podría ser porque tengo un patrón que me apoya. Esta es probablemente la razón por la cual estoy vivo para decirlo.

A parte de esto, los doctores estaban muy conscientes de la predominancia de la depresión masculina, así como las estadísticas de suicidio masculino. Me anima saber que al menos en estas partes hay mucho interés en promover soluciones a los problemas de los hombres y la depresión. Unas cuantas enfermeras nunca habían oído hablar del movimiento por los derechos de los hombres y una de ellas se le escapó y me llamó ‘Factory’ una vez. Así que mi corazón se regocijó un poquito, y espero que el de ustedes también.

He recuperado mi balance, por cierto, así que creo que me encontrarán un poco menos enojado estos días. Sigo molesto, pero más calmado. He leído muchos de los comentarios que me han dejado y como le dije a Paul estoy impactado, puesto que yo pensaba que no le importaba a nadie.
Aparentemente, la depresión jode la perspectiva de un hombre.

En todo caso, espero que esto sea suficiente por ahora. Podría haber algo más que pueda aprender de esta experiencia, y si es así se los dejaré saber. Entre tanto, gracias una vez más por su preocupación y apoyo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada