domingo, 6 de junio de 2010

¿Por que los hombres piensan con el pene?

Hola a todos, aquí está Paul Elam con otro episodio de una voz para los hombres. He estado muy ocupado últimamente con la cercanía de la conferencia de estudios masculinos este miércoles, sin embargo no quería que los videos dejen de venir, así que opté por otra visita del Doctor Paul.

¿Saben algo Damas? En un mundo de mujeres, las quejas a medias respecto de los hombres pasan de un lado a otro como si fuesen marihuana en un concierto de Led Zeppelin a principios de los 70s, la mayoría de estas tienen el mismo resultado neto y capacidad cognitiva, la marihuana te hace estúpido y la misandria te hace estúpida y muy enojada.

Sin embargo hay una de esas quejas que si está basada en algo de realidad y ahora me gustaría compartirla con las más furiosas entre ustedes: “Los hombres piensan con sus penes”, es bastante cierto, cuando se trata de mujeres, estamos hechos de esa forma. Cuando te conocemos, primero medimos la parte de tu cuerpo de nuestra preferencia y después chequeamos el resto del terreno. Nos preguntamos qué es lo que si estás dispuesta a hacer en la cama, qué tan lejos vas a ir antes de preguntarnos cual es tu apellido.

Si no eres lo que buscamos, sexualmente hablando, hacemos un poco de charla, sin embargo empezamos a planear una ruta de escape mientras sonreímos y asentimos con la cabeza a lo que sea que tú estés diciendo.

Si estamos atraídos a ti, entonces de una forma u otra, todo lo que hacemos o decimos está destinado a poner los asuntos de forma horizontal. Eso es solo la mitad de la película y quiero que escuchen esto con mucha atención damas: porque tu no eres diferente en lo más mínimo, porque tu piensas con tus ovarios.

Tú miras al éxito y al poder de un hombre de la misma manera en la que él te mira tus tetas. Tú te preguntas que es lo que él puede hacer con su billetera de la misma forma en la que el se pregunta que puedes hacer con tu boca.

Te guste o no, el comportamiento humano está programado hacia estrategias reproductivas que están enraizadas en nuestra supervivencia como especie y es algo en lo cual todos debemos de luchar para tener algún tipo de control. Si damas, eso las incluye a ustedes y no princesa, tú no eres la excepción.

De modo que cuando se trata de los hombres, estarías mejor si los estudias con inteligencia que al jugar a ser la jueza Judy. Si lo piensas, no es una mala idea darte a ti misma una mirada.

Cuando se trata de ver como los hombres y las mujeres se evalúan mutuamente, las cosas son de la forma de en la que son, enójate con Dios o con Darwin si prefieres, pero no te quejes al respecto, esto no nos hace defectuosos. La verdad es que tú no estarías escuchando esto si las cosas no fuesen como son, porque de no ser así, los homo sapiens hubiesen sido otro callejón sin salida evolutivo. La verdad sea dicha, esto trae mucho más problemas para los hombres que para las mujeres. De modo que si buscas simpatía respecto de este problema, por favor pídela en otra parte.
En realidad, en lugar de estar enojada, deberías de estar agradecida. Si es que los hombres pensasen con cualquier otra cosa, que no fuese sus penes, el 98% de ellos no te daría ni la hora. Es decir ¿Por qué razón un hombre te daría cualquier tipo de atención si no fuese por el prospecto de tener sexo contigo? ¿Acaso por tu personalidad? ¿Tu compañía? ¿Intereses mutuos? Por favor. Seamos realistas por favor damas.

Piensen en cada vez que un hombre te ha pagado por la cena, te ha comprado flores, dulces, joyas, te ha llevado de vacaciones, te ha pagado las cuentas, cargado tus cosas, reparado tu auto o arreglar cualquiera de esas otras cositas en tu vida con partes móviles que parece que se escapan de tu entendimiento. Ahora, saquemos de la ecuación a tu vagina, puedes despedirte de todo eso.

Si piensas que esto no es cierto, mira al como se tratan los hombres el uno al otro. La mayoría de los hombres sólo tienen dos palabras para todo aquel que no está dispuesto a cargar con su esfuerzo propio en la vida: “Nos Vemos.” Eso es lo que obtendrás de un hombre si es que no tienes una vagina.

Seamos todavía más realistas, por supuesto que tú ya sabes todo esto ¿No es así? Es por eso que tú gastas millones al año en cosméticos, ropa nueva, tetas falsas y cosas de ese estilo. Antes de que digas esa basura de que: “Yo hago esto para mí” y otras tonterías, ya basta. Guarda esos comentarios para tus amigas, ellas necesitan que refuerces sus ilusiones más de lo que yo necesito que insultes mi inteligencia.

Aquí está el problema: el hecho de que los hombres piensen con el pene y que tú juegues con eso, siempre ha sido un buen acuerdo para ti. Estoy seguro que puedes ver que la biología te ha dado la tarjeta de platino del pase para salir de la cárcel. Si tan sólo la usas con un poquito de dignidad, se va a pasar esta tarjeta a tu hija y a sus hijas, por siempre y para siempre, aleluya.

Deberías de pensar en el impacto a largo plazo de hipócritamente descalificar a los hombres por sus inclinaciones naturales, incluso cuando tú las explotas. De hecho desde ya puedes ver el resultado, grandes y crecientes números de hombres están tan BERAGE con los mensajes descalificadores que han empezado a escucharlos. Muchos de nosotros hemos empezado a pensar y hemos concluido: “Tienen razón, yo si pienso con mi pene.” Eso no son noticias buenas para ustedes damas, porque el día en que los hombres dejen de pensar con sus penes, ustedes están jodidas de verdad.

De modo que mis primeras sugerencias para ustedes son las siguientes:
1) Vuélvete lo suficientemente inteligente para reconocer algo bueno cuando lo vez.
2) Usa aquello que usas estás más dotada para usar: “El interés por ti misma” y mira a este asunto con realismo.

Yo ya he cubierto el material sobre incentivos para el trabajo gratis por aceptar el estado natural de las cosas, sin embargo hay otra ventaja la cual tal vez nunca consideraste, esto puede ayudarte a no ser tan psicótica. Así como tantas otras cosas de los hombres por las que te gusta quejarte, esto requiere que tu aceptes al mismo tiempo dos conjuntos de creencias opuestas. Cuando lamentas a los hombres que piensan con su pene y continúas usándolos como un parásito, terminas en un estado mental que siempre te mantendrá en conflicto. Puede que creas que como mujer puedes cambiar tus creencias para adaptarte a la situación con la misma facilidad con las que un hombre cambia la carnada en un bote de pesca, sin embargo la locura resultante es inevitable y también lo es el estado de insatisfacción permanente.

No puedes depender de algo a lo que odias y al mismo tiempo ser feliz y cuerda. Ese hecho está tan programado como la sexualidad humana, de modo que te quedan sólo tres opciones:

1) Como te he mencionado, elimina el odio y acepta la realidad. Todo lo que tienes que hacer es aceptar que eres débil y dependes de los hombres y que tu valor está mayormente medido por el tamaño de tus senos. Tan sólo debes de llevar a tu ira a algo que no sean los hombres de los que dependes para que te cuiden, ellos no escogieron la forma de ser de la biología al igual que tú.
2) Puedes seguir estando loca e infeliz. Esa será la elección de la mayoría de ustedes. Esas no se merecen otra palabra mía.
3) Esto es para el pequeño grupo de ustedes que si sean capaces de vencer a la programación biológica, dejen la dependencia. Yo sé que es muy poco probable ¿Cierto? Sin embargo es una opción, todo lo que se necesita es que encuentres tu bolso cuando llegue el cheque de la cena, que aprendas a cambiar una llanta y pedir a una caja de herramientas en lugar de joyería como regalo de cumpleaños. Yo sé que difícilmente parece algo romántico, sin embargo podrías aprender que el romance de verdad no es algo que un hombre se saca del bolsillo. Y lo que vas a descubrir al ir en esta dirección es que el deseo de ser amada por quien eres y respetada por tu mente va a dejar de ser tragado por el hecho de ser un ancla alrededor del cuello de un hombre y ser una compañera que crece a través de su vida. Todo lo que debes de hacer es dejar de pensar con tu cerebro chiquito y empezar a pensar con el grande.


Y eso damas y caballeros, es el final de esta visita del Doctor Paul y el final de este episodio de una voz para los hombres. Recuerden todos a la Universidad de Wagner este miércoles, tienes que estar ahí y nos vemos la próxima vez.


7 comentarios:

  1. Podemos hacer todo lo que ellos hacen y ganar maás eso los destruye ñaca ñaca jajajaja,Jajajaja
    lo único que no podemos hacer es vivir sin abrazarlos

    ResponderEliminar
  2. Hola Vale, me da gusto que tomes con sentido del humor el artículo. ¿O será acaso que el título del artículo es gracioso?

    Bueno en todo caso, bienvenida a este blog y disfruta del contenido. Es una perspectiva diferente y moderada sobre la lucha por la igualdad de género.

    ResponderEliminar
  3. No creo que los hombres piensen solamente con la verga, ni que estubieran imbeciles, cierto es que la atraccion sexual dicta mucho y todo el rollo, pero si solo fuera asi no habria amistades, colaboraciones, alaanzas, entre hombres y mujeres sin que hubiera sexo, tampoco creo que los hombres sean maquinas super mega sexuales, son normales simplemente.
    Una gran verdad es que las mujeres si piensan con los ovarios, pues cualquer mujer quiere en su cama a un hombre guapo, fuerte, no es un secreto que cuando te gusta mucho un tipo los orgasmos son mas feciles, quimica natrural, lo de fijarse en la cartera se piensa con el cerebro, puro interes, y hay vez a varios weyes teniendo a sus chicas como reinas mientras ellas les ponen los cuernos con sementales.Es triste y lamentable pero es cierto.

    Respecto a la vagina, pues no es ni mala ni buena, es normal, habra mujeres que saquen ventaja de la ansiedad de muchos hombres por penetrarlas, debido a los juegos de roles de nuestra cultura, pero ni todos los hombres son asi, ni todas las mujeres, y cierto es tambien que las mujeres deben ser independientes economica, psicologica y emocionalmente, para no ser ni sentirse incapaces y perdidas sin un hombre a su lado, pero tambien los hombres deben aceptar su vulnerabilidad, sus fallas, dejar atras lo que la sociedad le dice que sea para valer(ser poderoso, cabron, mujeriego, duro etc), y que tampoco se ofendan cuando una quiere pagar la cena, o no les pide ayuda para cambiar una llanta, un foco, pues tristemente tambien hay hombres que se sienten disminuidos o se encabronan y te dicen machorra, cuando quieres pagar las cuentas, o darles una atencion.

    Fisicamente las mujeres si somos mas debiles que los hombres,pero pues lo compensamos con un mayor umbral del dolor y otras cosas, por otra parte no creo que el valor de una mujer este en el tamaño de sus senos (mijo yo seria muy valiosa jeje) hay mujeres que sin ser agraciadas tienen parejas que las quieren y respetan, simplemente x que son buena onda, cada quien habla como le va en la vida, ami me ha hido bien con los hombres y aunque soy feminista yo no los odio, al contrario, yo he sido muy feliz con ellos,las horas mas felices de mi vida las he vivido en los brazos de un hombre. Hay cosas del escrito que son ciertas, pero tambien hay coraje, como eso del cerebro chiquito, que paso!!! la vida no es facil para nosotras, pero repito cada quien habla como le va en la feria, no se lo que viste o viviste para pensar asi, pero creeme que hay mujeres que nos gusta ver felices a los hombres y no los consideramos nuestros enemigos.Al contrario ami me gustaria ser tu amiga y poder platicar contigo, pues dices cosas que son ciertas que la vida para ustedes tampoco es facil que hay mujeres abusivas, que los lastiman, y que tambien sufren.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Hola Lilith, este artículo es llamado "de línea dura" lo publiqué al principio de este blog, cuando no me había definido por una línea editorial moderada. No puedes imaginar mi sorpresa al ver que es uno de los más populares.

    Ha pasado el tiempo y mirando atrás este artículo no me gusto, es como poco claro ¿está criticando a la biología reproductiva o a los roles de género? En lo personal respeto MUCHO al autor Paul Elam, pero este artículo es muy fuerte.

    Dices ser feminista, pero hay dos corrientes principales del feminismo actualmente feminismo de género (las odia hombres, la mayoría) y el feminismo de la igualdad (hasta yo podría ser considerado un feminista de la igualdad, pero somos minoría) en mis escritos cuando critico al feminismo me refiero al feminismo de género. Como voy a criticar a algo en lo que si creo.

    Tus comentarios son muy acertados y sinceramente me gustaría platicar contigo también.

    En todo caso al generalizar se está muy cercano a cometer errores "los hombres son así... o las mujeres son así..." Los seres humanos somos tan complejos que si hablamos de cierto aspecto de los humanos, estamos dejando de lado otro aspecto. Es es un defecto de este artículo.

    He pensado varias veces en borrar este artículo de línea dura; pero no lo voy a hacer, por ahora voy a expresar mis comentarios desde aquí.

    Es cierto que hay un gran grupo de hombres que están ansiosos por sexo y eso beneficia injustamente a las mujeres (en especial a las bonitas) pero así son las cosas no hay como negarlo. No es muy correcto que las mujeres en general se quejen de una situación que les da ventajas. Las mujeres también tienen sus "hábitos especiales" para escoger pareja, así que no son santas.

    Hasta ahí estoy de acuerdo.

    En lo demás estoy en desacuerdo.

    ResponderEliminar
  6. Solo he leido 2 lineas, jajajaaj, menudo descerebrado ...

    no es el dinero imbécil, son las CAPACIDADES de conseguir abastecimiento lo que le hacen atractivo a el como prsona y no cmo objeto. Asi que tu intento fallido por intentar hacer ver que somos la misma mierda que vosotros para consolarte y sentirte menos culpable (como el q saca un 0 y se consuela con que el otro sacó 4) se ha quedado en lo mismo que eres tu por ser hombre, un fracaso de la evolución que avergüenza a la humanidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si todo lo que sabes hacer es insultar, entonces no vale la pena conversar contigo.

      Eliminar